sábado, 26 de mayo de 2012

Antigua Vamurta de Igor Kutuzov


Los altivos hombres grises, habitantes de Vamurta, no pueden ni sospechar lo que el destino les ha deparado: el final de su propia civilización.

Resulta fácil dejar volar la imaginación y seguir el avance de las testas pajizas de sus eternos enemigos, los murrianos. Camufladas entre las primeras espigas de los campos, avanzan en bloque, preparan el sitio a la ciudad. Desean oprimir con sus garras el frágil reino de Vamurta, porque es deber de todo enemigo que se precie, luchar por la victoria y someter al vencido.

Pero volvamos a nuestro mundo, amantes de la fantasía épica, pues debo explicaros que en Antigua Vamurta encontraréis un oasis donde descansar escuchando coros de voces que destilan reflexión, aventura y pasión. Nos encontramos ante una narración fervorosa en el detalle,  que tiene tanto de intensa como de sosegada.  Una de esas epopeyas que te dejan absorto,  hundido en el sillón, hablándote de tiempos muy, muy, lejanos. 

En este primer volumen de la trilogía, conoceremos una cultura al borde del colapso. Los hombres grises se verán obligados a abandonar Vamurta, ciudad sometida al terrible asedio de los murrianos. En su viaje hacia nuevas rutas donde establecerse, seremos testigos de la lucha que les lleva hasta un nuevo continente. Conoceremos sus miedos, sus debilidades, sus errores y su arrogancia.

Y también seguiremos los pasos de Serlan de Enroc, el más poderoso de los hombres grises. Un personaje con más luces y sombras que el clásico arquetipo de rey destronado. Cuando su laureado destino se vea truncado, tendrá que vérselas con la fragilidad de la vida. Afortunadamente, encontrará en las mujeres que le rodean el amor y la fuerza necesaria para seguir adelante.  

Igor Kutuzov hace uso de una prosa detallista que permite visualizar perfectamente los pasajes que retratan la caída de los hombres grises. Leyéndole, mientras me perdía en los campos de batalla, iba pensando que es un placer dar con una lectura que no te obligue a escoger entre intimismo o aventura, una novela equilibrada, que sea igual de potente en la historia que explica como en el uso del lenguaje.  Y Kutuzov lo consigue llevándonos, o mejor dicho, arrastrándonos,  hasta una destrucción en la que germina un comienzo. Un final que es un principio.

Imagino una orilla. El reflejo de un rostro de mujer mezclándose con los primeros rayos de sol sobre las aguas. Demasiados sueños y esperanzas cansados de esquivar lluvias de flechas. ¿Y el futuro? Un nuevo reto ¿Qué les esperará al otro lado?

Con gusto esperaré las respuestas en la segunda parte de Antigua Vamurta.

Granada : AJEC, 2011

5 comentarios:

◊ Dissortat ◊ dijo...

Yo doy fe de todo lo que se dice en esta entrada. Disfruté mucho leyendo "Antigua Vamurta" e Igor lo sabe.

Una buenísima reseña, Patrícia.

Un saludo.

Tom/Shine. dijo...

Jaja, y todo lo que me da ganas de leer, wow. Te debo un buen post, a ti y tu Corriente Sanguínea, será para cuando regrese.
Besos, Hare Krishna!

Explorador dijo...

¡Vámonos a Vamurta! Pasaré allí mis vacaciones, decidido. Buena reseña. Un abrazo :)

Patricia dijo...

El nacimiento de un Universo no ocurre cada día. Creo que Igor Kutuzov se merece una entrevista en la que nos explique algunas claves y secretos de Vamurta.

Señor Kutuzov ¿le apetece responder unas preguntas?

La Meva Perdició dijo...

Patricia analitzes “Vamurta” en la seva justa mesura. En la meva prestatgeria aquest primer volum de l'Igor Kutuzov s'ha guanyat un espai al costat de les actuals sagues dels senyors George R. R. Martin i d'en Patrick Rothfuss. ^_^